Boceto
Archivado en: Sergio Dénia

Tattoo

“No hay casualidades, sólo causalidades”, me dijo, mientras me hacía al tatuaje que vio en mí. Así es Leo Millares. Un artista capaz de dibujar cuadros en la piel. Micro, voz, gente, luz, ojos que no ven (“amor de transmitir”). Un pequeño `Picasso´ que ya vive en mi brazo. Y, no, esta vez no dolió. Nada.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *