Bienvenido, “Petit” Nicolás

Normalmente lo que opinan muchos, suele ser cierto. Esta vez también. Como cuando preparas tu viaje a Nueva York y te dicen que vas a notar como si estuvieras dentro de una pelicula. Cierto. O que el examen de conducir no es tan difícil como imaginas. Verdad. Suena a tópico decir que es el día más feliz de tu vida. Total. Que no se puede explicar con palabras. Precisamente porque no se puede contar. Es así. Es genial. Gracias a tod@s por vuestro cariño y disculpar porque no sé cómo explicaros cómo es esto de ser padre, los que lo sois me entenderéis. Tan sólo deciros que cuando volvíamos desde el Hospital a casa, una canción en el coche me contaba lo que estaba ocurriendo: “…Te juro que es verte la cara y mi alma se enciende. Y sacas al sol las pestañas y el mundo florece…” Bienvenido a la vida, “Petit” Nicolás.